Sobre la enfermedad de Alzheimer

Las demencias son un grupo de enfermedades que se caracterizan por la pérdida de memoria y otras funciones mentales. La causa más frecuente de demencia es la Enfermedad de Alzheimer

¿Qué es la enfermedad de Alzheimer?

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad cerebral progresiva que afecta a personas generalmente en edad avanzada. Los signos iniciales consisten en olvidar frecuentemente las cosas, cambios en la personalidad y confusión.

Posteriormente los pacientes pierden la capacidad de realizar sus actividades cotidianas; aparecen la desorientación, los delirios y problemas del lenguaje, y en algún punto los pacientes no pueden reconocer a sus seres queridos. La enfermedad finalmente progresa hasta la muerte, después de un periodo en el que el paciente se encuentra en un estado casi vegetativo, durante el cual pierde la capacidad para comunicarse, comer y beber líquidos. No se conoce cura hasta la fecha para esta enfermedad.

Alois Alzheimer (1864-1915) fue un neuropatólogo y neurocientífico alemán. Describió por primera vez la forma de demencia que lleva su nombre en 1906-1907 en Munich, cuando examinó el cerebro de una mujer enferma que había sufrido pérdida de la memoria, confusión y alucinaciones. Encontró que la corteza cerebral de la mujer era más delgada de lo usual y demostró cambios celulares verdaderamente notables en la materia gris del cerebro.

Estudios subsecuentes han confirmado que estos cambios son característicos de la enfermedad que lleva su nombre. Actualmente, el diagnóstico se hace principalmente con base en una historia clínica completa, aunque lo ideal es que se encuentre acompañado de un examen neuropsicológico y de un rastreo del cerebro. El Dr. Alzheimer falleció 1915, a la edad de 51 años.

Las tres etapas de la enfermedad de Alzheimer son leve, moderada y severa. La progresión de la enfermedad difiere de un paciente a otro. Muchos pacientes desarrollan la enfermedad en una edad avanzada y no pasan por todas las etapas de la enfermedad, ya que fallecen por otras causas.

La etapa leve puede durar de dos a cuatro años. Los pacientes tienen problemas para aprender cosas nuevas, sufren una pérdida de la memoria reciente  y pueden tener una gran dificultad para usar la terminología y la gramática correctas. Con frecuencia los pacientes están conscientes de su situación y pueden participar en la planeación de su tratamiento, pero también tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión.

La etapa moderada puede durar hasta diez años, y durante ésta la condición mental y física de los pacientes se deteriora gradualmente. El paciente pierde contacto con su pasado, ya no puede usar el teléfono o la cafetera, y necesita ayuda para vestirse. El paciente no puede salir sin ir acompañado de otra persona. Conforme progresa la enfermedad, aparecen la confusión, la ansiedad y la desconfianza.

La etapa severa puede durar de uno a tres años. El paciente ya no puede hacerse cargo de su cuidado personal ni llevar una vida normal, ocuparse de su higiene personal, comer o beber líquidos. Llegará un punto en que el paciente estará permanentemente confinado en cama y necesitará cuidado las 24 horas del día. El paciente finalmente fallece, con frecuencia a causa de neumonía o una debilidad general.

Una de las teorías acerca de las posibles causas de la enfermedad de Alzheimer es la de la presencia de niveles excesivos de glutamato en el cerebro, el cual transmite las señales entre las células nerviosas. Estas señales son cruciales para la memoria y el aprendizaje.

El nivel anormalmente alto de glutamato produce una activación constante de los receptores de NMDA, causando un estado de deterioro progresivo y finalmente la destrucción de las células nerviosas. Hay una degradación de las células nerviosas y una acumulación de material rico en proteínas entre las células. Al mismo tiempo, disminuye la cantidad de otros neurotransmisores en el cerebro (incluyendo acetilcolina), lo que conduce a un deterioro de la función cognoscitiva. Los trastornos psiquiátricos y de la conducta que afectan a los pacientes con enfermedad de Alzheimer podrían originarse por la misma causa.

No se conocen todos los mecanismos que causan la enfermedad y su progresión, pero la acumulación de la proteína llamada beta-amiloide en las placas, y de la proteína tau en el interior de las células, tiene un efecto tóxico en ellas.


Actividades de Investigación y Desarrollo de Lundbeck

Todavía no se ha descubierto la causa de la enfermedad de Alzheimer, pero hay muchas cosas que indican que la progresión de la enfermedad puede retrasarse ó incluso detenerse, si se desarrollan medicamentos que prevengan la formación de placas de amiloide o la neurodegeneración que ocurre en relación con la enfermedad.

Por el momento, Lundbeck cuenta con una herramienta terapéutica eficaz para modular el sistema de transmisión química implicado en la memoria y la toxicidad. Dicho fármaco permite mejorar las señales químicas para el aprendizaje y disminuir la toxicidad inducida por glutamato.


Lundbeck Argentina le recomienda que ante la más mínima duda que usted tenga respecto a las funciones mentales de un familiar, acuda con el médico especialista o general para que le brinde atención oportuna. Sólo un profesional de la salud puede determinar si existe o no enfermedad y, de ser necesario, establecerá el tratamiento oportuno que corresponda.

Model.RightColumnImageAltText
Esta a punto de abandonar www.lundbeck.com.pa