Síndrome de Sueño Excesivo Diurno (SED)

Trastornos del sueño relacionados con la Somnolencia Excesiva (SE)

Existen distintos padecimientos que están asociados con el Sueño Excesivo. Todos ellos tienen como posible consecuencia el desarrollo de Somnolencia Excesiva Diurna (SED).

A este grupo de padecimientos se les conoce como Hipersomnias y tienen como característica principal la predisposición de las personas a bajar gravemente su rendimiento en múltiples funciones, amenazando potencialmente el desarrollo de su vida cotidiana y aumentando considerablemente las posibilidades de sufrir accidentes al manejar y otras actividades del día a día.

Los padecimientos relacionados más comúnes son:

Narcolepsia: Es la hipersomnia más conocida y estudiada. Aún no se conoce una cura,  y al igual que otras hipersomnias, también se caracteriza por la Somnolencia excesiva, la  incapacidad para mantenerse despierto y/o alerta, mientras se realizan las tareas cotidianas. En este padecimiento es común que se presente Cataplejía (Perdida del tono muscular ocasionada por un estímulo emocional fuerte como un shock o incluso la risa)

En pacientes con Narcolepsia, la SE puede ocurrir durante actividades que requieren altos niveles de atención como manejar o participar en una conversación.

Otros síntomas usuales en la Narcolepsia pueden ser: sueño Interrumpido, aunque a los pacientes con Narcolepsia se les dificulte permanecer despiertos durante el día, suelen padecer de insomnio debido a que despiertan varias veces durante la noche y pueden padecer de pesadillas constantemente.  Alucinaciones y parálisis durante el sueño.

La causa más aceptada demuestra que la mayoría de los casos de Narcolepsia con cataplejía, se deben a una pérdida substancial de las neuronas encargadas de regular el sueño en las personas.

Trastornos del ritmo circadiano (debido a turnos laborales cambiantes): Este padecimiento se refiere  al desajuste del ciclo sueño-vigilia de los pacientes. El disturbio en el sueño resulta en una debilitación del aspecto social, ocupacional y otras áreas críticas para llevar una vida normal.

El cuerpo sigue un ciclo circadiano (Aprox. 24 horas) en las que el cuerpo permanece alerta y despierto durante la vigilia y duerme y se recupera durante la noche. Cuando se produce una alteración al ciclo natural del dormir/despertar, esto provoca como consecuencia la Somnolencia Excesiva.El ritmo circadiano también se ve afectado por el síndrome Jet-Lag ocasionado por un cambio en la zona horaria (Vuelos intercontinentales).

En este tipo de trastorno, las principales molestias reportadas por los pacientes son:

  • Insomnio nocturno y  excesivo sueño durante el periodo de vigilia.
  • Desórdenes gastrointestinales y aumento de úlceras.
  • Aumento de padecimientos cardiovasculares.
  • Depresión.
  • Fatiga.
  • Riesgo alto de adquirir dependencia al alcohol y otros estimulantes.
  • Deterioro del estado de alerta y disminución del tiempo de respuesta.
  • Incremento de Irritabilidad.
  • Interrupción de vida social/familiar.
  • Deterioro del desempeño laboral.
  • Riesgo elevado de sufrir accidentes debido al deterioro cognitivo.

Entre los factores de riesgo más importantes se encuentran: edad (>50 años), Diabetes, Epilepsia, carga pesada de trabajo doméstico, abuso de drogas o alcohol, otros desórdenes del sueño, disposición a dormir por las mañanas, daños psiquiátricos o simplemente tener 2 o más trabajos.

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS)

Este síndrome se caracteriza por episodios repetitivos de cese completo de la respiración, a los que se les llama apneas, o de disminución de la frecuencia y profundidad de la respiración, llamados hipoapeneas, y que se deben a la obstrucción de la vía aérea superior.

En los pacientes con SAOS, la obstrucción de la vía aérea puede ser provocada por cuestión anatómica o por la pérdida del tono muscular de la vía aérea que actúa durante el sueño. El resultado es un patrón recurrente de APNEAS-HIPOAPNEAS-DESPERTARES que se repite cientos de veces cada noche, ocasionando  una sensación de sueño no reparador.
Durante el SAOS, sucede:

  • Patrón repetitivo de Despertares.
  • Sueño Fragmentado.
  • Reducción en la saturación de oxígeno de la sangre.
  • Fluctuaciones de la presión sanguínea o el ritmo cardíaco.

Los factores de riesgo para desarrollar SAOS son:

  • Obesidad y sobrepeso.
  • Distribución centralizada de la grasa corporal
  • Una circunferencia amplia de cuello
  • Anomalías craneofaciales y de la estructura aérea superior.

El SAOS se ha convertido en una enfermedad pública, es diagnosticada clínicamente en muy pocas ocasiones, pero sus consecuencias son muchas y algunas son de mayor cuidado.

Puede llegar a ocasionar incluso la muerte, aumenta el riesgo Peri operatorio (antes/después de una cirugía), problemas con el rendimiento diario, función cognitiva reducida (Memoria, aprendizaje, etc.) Enfermedades cardiovasculares y enfermedad Arterial Coronaria.

El primer paso en el tratamiento del SAOS, es controlar la obstrucción de la vía aérea (sea cual sea su origen, obesidad, alteraciones en la estructura aérea, etc.) Diferentes terapias han sido desarrolladas para contrarrestar los síntomas producidos por el SAOS, sin embargo han demostrado poca eficacia, por lo que hasta el momento sólo se puede hablar de disminuir los efectos del SAOS.

Recuerda que en Lundbeck contamos con un tratamiento que ayuda a controlar los síntomas de agotamiento y somnolencia diurna ocasionada por el SAOS, acude a tu médico/especialista para más información sobre el padecimiento y el tratamiento disponible.

Esta a punto de abandonar www.lundbeck.com.mx