Dependencia del alcohol

La dependencia del alcohol es una enfermedad del cerebro, caracterizada por un patrón de consumo alcohólico causante de un deterioro fisiológico, psicológico y social.

Introducción a la dependencia del alcohol

La dependencia del alcohol es una enfermedad del cerebro recidivante y progresivo, y con un riesgo elevado de cronificación.

La extensa investigación realizada en los últimos 20 años ha contribuido a comprender la enfermedad, liberar el concepto de alcoholismo de su estigma moral y ser entendida como una patología médica que se puede - y se debe – tratar.
El alcohol es tóxico, y beber en exceso aumenta el riesgo de presentar más de 60 enfermedades distintas.
El consumo excesivo de alcohol también está asociado a un coste social importante, debido a la violencia, la pérdida de productividad y los costes sanitarios.
La dependencia del alcohol afecta a personas de todas las edades y grupos socioeconómicos.
En la actualidad se sabe que los genes y el entorno contribuyen de forma similar al riesgo de alcoholismo.
Sin embargo, continua sin respuesta el por qué algunas personas son más vulnerables que otras.

Síntomas

Los signos y los síntomas de la dependencia del alcohol incluyen la incapacidad de limitar el consumo de alcohol, la necesidad o compulsión de beber y la presencia de síntomas de abstinencia, como las náuseas, la sudoración o el temblor, al abstenerse de beber.

Además, una persona dependiente del alcohol puede mostrarse irritable si no dispone de alcohol, y la patología puede causar problemas de relación, laborales o económicos. Estos signos puede notarlos el propio individuo o algún familiar.

La dependencia del alcohol también puede causar a problemas médicos concurrentes, como cirrosis hepática, enfermedades cardiovasculares, cáncer o trastornos mentales y de la conducta.3 Para la mayoría de patologías, el alcohol aumenta el riesgo de modo proporcional a la dosis, es decir, a mayor consumo, mayor riesgo.

Estadísticas

El consumo excesivo de alcohol es frecuente en muchas partes del mundo, especialmente en Europa.3 En la UE, se estima que un 5,0% de los hombres adultos y un 1,4% de las mujeres adultas son dependientes del alcohol .7 En todo el mundo, 125 millones de personas sufren patologías debidas al consumo de alcohol.

La dependencia del alcohol comporta un alto coste social, debido a la delincuencia y los accidentes de tráfico relacionados con el alcohol, la pérdida de productividad por absentismo, el desempleo y la muerte.9 En Europa, se estimó que en el año 2003 estos costes fueron de 125 mil millones de EUR, lo que equivale al 1,3% del producto interior bruto.

Más del 80% de las personas dependientes del alcohol de todo el mundo no han sido diagnosticadas.10 De las personas diagnosticadas, sólo una pequeña proporción, de aproximadamente un 10%, recibe tratamiento.

Diagnóstico y atención

Las personas que consideran que podrían ser alcohólicas pueden recibir ayuda y consejo de su médico. La finalidad de evaluar esta patología es determinar su causa y gravedad, y valorar la motivación de la persona para cumplir el tratamiento. Para hacer un diagnóstico deben considerarse los signos biológicos y los factores conductuales y sociales. La información aportada por la familia, los amigos y los compañeros de trabajo también puede ser importante para realizar un diagnóstico.

El tratamiento de la dependencia del alcohol consiste en una terapia conductual, generalmente acompañada de medicación. El respaldo de las personas próximas al paciente también es muy importante.

Es crucial que las personas dependientes del alcohol reciban consejo profesional antes de buscar tratamiento.

Bibliografía
1. Leshner AI. Addiction is a brain disease, and it matters. Science 1997; 278 (5335): 45–47.

2. Gunzerath L, Hewitt BG, Li TK, Warren KR. Alcohol research: past, present, and future. Ann N Y Acad Sci 2011; 1216: 1–23.

3. World Health Organisation (WHO). Global status report on alcohol 2004 www.who.int/substance_abuse/publications/globalstatusreportalcohol2004_healtheffects.pdf. Accessed 05/09/11.

4. Cargiulo T. Understanding the health impact of alcohol dependence. Am J Health Syst Pharm 2007; 64 (5 Suppl 3): S5–S11.

5. Prescott CA, Kendler KS. Genetic and environmental contributions to alcohol abuse and dependence in a population-based sample of male twins. Am J Psychiatry 1999; 156 (1): 34–40.

6. MayoClinic.com. Alcoholism. May 2010. www.mayoclinic.com/health/alcoholism/DS00340/METHOD=print. Accessed 06/09/11.

7. Rehm J, Room R, van den Brink W, Jacobi F. Alcohol use disorders in EU countries and Norway: an overview of the epidemiology. Eur Neuropsychopharmacol 2005; 15 (4): 377–388.

8. World Health Organisation. The global burden of disease. 2004 update. www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/2004_report_update/en/index.html. Accessed 06/09/11.

9. Anderson P, Baumberg B. Alcohol in Europe. London: Institute of Alcohol Studies, 2006.

10. VisionGain, 2008

11. National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA): Social work education for the prevention and treatment of alcohol use disorders. Module 5: Diagnosis and assessment of alcohol use disorders. Updated 2005. pubs.niaaa.nih.gov/publications/Social/Module5Diagnosis&Assessment/Module5.html. Accessed 06/09/11.

12. American Psychiatric Association (APA). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fourth Edition. Text Revision. DSM-IV-TR™. © 2000 American Psychiatric Association.

Usted está a punto de salir lundbeck.es