Trastornos del humor

Las personas que sufren trastornos el humor presentan cambios preocupantes en sus sentimientos y emociones, que dificultan continuar realizando sus actividades habituales. La depresión y la ansiedad son trastornos del humor frecuentes en la población general.

Los trastornos de ansiedad son una forma frecuente de enfermedad mental que suelen causar una inquietud y un deterioro importantes, reduciendo la calidad de vida.

Introducción a la ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal al estrés, la preocupación o la amenaza – pero cuando es muy intensa, de larga duración o desproporcionada a la circunstancia, se denomina trastorno de ansiedad.

Existen diversos tipos de trastornos de ansiedad: por ejemplo, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de ansiedad social, el trastorno de ansiedad de pánico o el trastorno obsesivo–compulsivo. Al afectar al humor, el pensamiento y la conducta de la persona, la presencia de un trastorno de ansiedad puede dificultar la vida cotidiana en el hogar, el trabajo o la escuela, así como las relaciones sociales.

Síntomas

Aunque varían de un individuo a otro, los síntomas típicos de los trastornos de ansiedad incluyen miedo, tensión interna, irritabilidad, falta de concentración y signos físicos como sequedad bucal, mareo, tensión muscular, sudoración y palpitaciones – todos ellos interfieren la vida diaria. Una persona puede presentar más de un trastorno de ansiedad al mismo tiempo y, en ocasiones, éste aparece junto con otro trastorno del humor, como por ejemplo la depresión (lo que se denomina "comorbilidad").

  • El Trastorno de ansiedad generalizada (TAG) consiste en una ansiedad inespecífica por la posible ocurrencia de algo indeseable. La preocupación excesiva e incontrolable, la ansiedad, la tensión y los síntomas físicos como la sequedad bucal, las manos húmedas, la sudoración o el mareo son los síntomas típicos.
  • El Trastorno de ansiedad social (TAS) hace que la persona que lo padece evite situaciones sociales. La persona teme actuar de una manera que pueda resultar humillante o embarazosa.
  • El Trastorno de pánico se caracteriza por ataques repentinos de pánico asociados con un marcado temor o nerviosismo. El trastorno de pánico también puede incluir síntomas físicos como por ejemplo sudoración, dolor, cefalea, náuseas, palpitaciones o sequedad bucal.
  • El Trastorno obsesivo–compulsivo (TOC) provoca pensamientos repetitivos, molestos e indeseados que provocan temores no razonables (obsesiones) asociados, por ejemplo, con la limpieza, las secreciones orgánicas o la salud. Como respuesta a estos temores, los pacientes pueden realizar rituales especiales (compulsiones) como por ejemplo lavar, limpiar o bañarse de forma persistente; comprobar constantemente o seguir una dieta estricta.

Estadísticas

Se estima que los trastornos de ansiedad afectan entre un 5 y un 7% de la población general, y que hasta un 29% de las personas sufrirán un trastorno de ansiedad como mínimo una vez a lo largo de la vida. En 2004, a nivel mundial, más de 28 millones de personas padecían un trastorno obsesivo–compulsivo y más de 30 millones padecían un trastorno de pánico.

Los trastornos de ansiedad afectan a hombres y mujeres de todo el mundo, pero la carga de la enfermedad es mayor entre las mujeres que entre los hombres.

Diagnóstico y tratamiento

Existen numerosos tratamientos para controlar los trastornos de ansiedad de forma efectiva y, en todas las etapas, es importante el apoyo personal de los familiares y amigos.

Durante la visita médica, el médico diagnosticará los trastornos de ansiedad preguntando por los síntomas, la vida cotidiana y los antecedentes familiares. También puede practicarse una exploración física para descartar otras patologías. Si el trastorno de ansiedad se confirma, se considerarán las diferentes opciones de tratamiento, como son la medicación, el consejo, el apoyo social, el ejercicio, la relajación y las técnicas de autoayuda.

En todos los casos, es importante obtener consejo profesional.

Bibliografía

1. Baldwin, D.S. and Hirschfeld, R. M. A. (2005). Fast Facts: Depression, 2nd edn. Health Press, Oxford, UK.

2. World Health Organization (2004). Prevalence for Selected Causes in WHO Regions, 2004. http://www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/PREV6%202004.xls. Accessed 16/09/11.

3. World Health Organization (2004). The Global Burden of Disease. 2004 Update. www.who.int/healthinfo/global_burden_disease/2004_report_update/en/index.html. Accessed 16/09/11.

Está a punto de abandonar www.lundbeck.cl